Bruno Bettelheim

Pregunta: He leído lo que publicaron hace un par de días sobre Bruno Bettelheim. Pero, ¿ Saben ustedes algo más de Bruno Bettelheim ?. ¿ Es cierto que estuvo en un campo de concentración?.

Respuesta : Efectivamente estuvo seis años en total prisionero en los campos de concentración de Dachau y Buchenwald. Bruno Bettelheim analizó sus propias experiencias en los campos de concentración y las plasmó en un libro, cual además recogió sus investigaciones acerca de la condición humana y el impacto psicológico de las tendencias totalitarias en las personas.

Este psicólogo judío, nacido en Víena (1903 -1990), nunca llegó a graduarse en Psicología ni en Medicina; Bruno Bettelheim lo que obtuvo fue una licenciatura en Filosofía.

Posteriormente emigró a Estados Unidos donde se convirtió en profesor de Psicología en la Universidad de Chicago y en director de la Escuela Ortogénica para niños con problemas de la citada Universidad.

La Escuela Ortogénica de Chicago era una institución para el tratamiento y rehabilitación de los niños con perturbaciones emocionales severas y desordenes de la conducta. También en la misma se dio formación al personal para la educación y tratamiento de niños perturbados o de otros niños. Gran parte de su trabajo en la Escuela Ortogénica de Chicago lo expuso en varios libros.

Otra investigación suya que tuvo gran repercusión en su tiempo fue la que realizó con Morris Janowitz sobre el fenómeno de la segregación racial, en concreto negros y judíos, en Estados Unidos. las conclusiones de la misma fueron recogidas en su libro “Cambio social y prejuicio“.

Bruno Bettelheim publicó numerosos libros entre los cuales podemos citar: “La fortaleza vacia“, “El corazón bien informado“, “Fugitivos de la vida“, y “Love is not Enough“, en éste último describe la filosofía educacional y terapéutica de la Escuela Ortogénica.

Como anécdota contar que nosotros, que habíamos leído con interés los libros de Bruno Bettelheim publicados en español ya en nuestra época de estudiantes, quedamos muy sorprendidos cuando en 1983 le vimos en la película Zelig de Woody Allen. Parece ser que el director americano invitó a intervenir en esta película tan psicológica a tres grandes intelectuales admirados por él, Susan Sontag, Saul Bellow y Bruno Bettelheim.

 

(Editado por la Dra. Moya Guirao)

 

Retrato de Woody Allen