Elaboración onírica

Pregunta : Hoy soñando me ha sucedido algo extraño. Lo normal al soñar es que no nos extrañe nada de lo que veamos, así sea la cosa más rara del mundo. Pues bien, en el sueño de hoy si me extrañaba todo. Por ejemplo, vi a mi madre en un sitio y justo después en otro, y me extrañó porque era imposible. En el sueño creía que me estaba volviendo loca, que tenía alucinaciones. Es decir, tuve una reacción como si esas cosas me pasaran en la realidad, no durante un sueño. Me desperté con gran ansiedad y miedo. ¿ A qué se puede deber?, ¿Tiene nombre ese trastorno?

Respuesta : No se preocupe, lo que le ocurrió no es ningún trastorno.

Como usted sabe los sueños son muy variados, y entre los mismos citaríamos: sueños de persecución, sueños en los que experimentamos grandes placeres, sueños de aventuras, sueños paradójicos, sueños en los que reímos o lloramos, sueños en los que acontecen desgracias, sueños en los que logramos grandes triunfos, sueños extraños e irreales, sueños muy vívidos y reales, etc.

El tema de los sueños y su significado es un tema muy amplio y complejo, difícil de exponer en estos pequeños artículos. Vamos a intentar comentarlo, muy resumido.

En primer lugar, hablemos de lo que se denomina en Psicoanálisis el contenido latente, es decir las ideas inconscientes que van a originar un sueño determinado, y el contenido manifiesto que es lo que normalmente llamamos sueño.

Cuando cada noche nuestra mente elabora a partir de determinados contenidos inconscientes (el contenido latente) lo que va a soñar se vale de dos mecanismos, la Condensación y el Desplazamiento. En la condensación todas las ideas que tienen algún punto en común son condensadas en nuevas ideas, así por ejemplo a un elemento del contenido manifiesto (lo que soñamos) pueden corresponderle varias ideas latentes. En el desplazamiento ocurre que las ideas del sueño están cargadas con diversas cantidades de afecto, pues bien en la elaboración del sueño estas representaciones son separadas de los afectos a ellos adheridos, y dichos afectos pueden ser desplazados sobre algo distinto. (*)

En su libro “Nuevas lecciones introductorias al Psicoanálisis“ afirmó Sigmund Freud : “El desplazamiento es el medio capital de la deformación del sueño”.

Así, lo que usted nos dice, “vi a mi madre en un sitio y justo después en otro, y me extrañó porque era imposible”, se debe a los dos mecanismos que acabamos de comentar. Y todo ello se produce porque determinados contenidos inconscientes han de ser “deformados” para pasar la “censura”. (Sobre estos últimos conceptos ya hemos editado otros artículos que puede usted encontrar al final de este post en el apartado “entradas relacionadas”)

Lo segundo que nos plantea, “como si esas cosas me pasaran en la realidad, no durante un sueño”. Esto último ocurre porque de alguna manera ha fracasado, podríamos decir, el proceso de elaboración onírica, ocasionando que el contenido latente no esté convenientemente disfrazado.

El sueño nos parece entonces muy vívido y real, y con frecuencia, como fue en su caso, nos despertamos temerosos y angustiados.

(*) El término afecto no está referido aquí a la afectividad, sino que su significado es más amplio y se refiere a la carga pasional o emocional: amor, ira, odio, etc.

 

(Editado por la Dra. Moya Guirao)

(Visited 715 times, 1 visits today)

Comments are closed