Posts Tagged Under: tratamiento del insomnio

Insomnio y cáncer

¿ Sabías que…..

las personas que padecen cáncer con frecuencia tienen insomnio ?

Esta dificultad para dormir puede ser debida a que tengan calambres musculares, sudoración nocturna, rigidez articular, dolor, ansiedad, etc., ocasionado lo anterior por la misma enfermedad, por los efectos adversos del tratamiento, o por el estrés y la ansiedad que experimenta la persona por la sola vivencia de la enfermedad y su tratamiento.

El tratamiento del insomnio en este tipo de pacientes a veces requiere la prescripción de una Benzodiacepina, la cual suele ser bien tolerada y no interfiere con los medicamentos usados en Oncología. También es fundamental el trabajo psíquico con un psicoterapeuta, y otras medidas específicas según que causa origine la mala cantidad o calidad del sueño, como analgésicos (*), en el caso de que la causa de los problemas en el dormir sea el dolor.

(*) Los analgésicos son medicamentos que quitan o alivian el dolor.

 

(Editado por Dra. Moya Guirao)

Read More


Ansiolíticos (Benzodiazepinas)

Tema : Benzodiazepinas.

Las Benzodiazepinas o Benzodiacepinas son medicamentos eficaces para el insomnio y la ansiedad, pero también se utilizan por la capacidad de relajantes musculares que poseen y, en menor medida, por sus propiedades anticonvulsivas.

Como relajantes musculares se usan también frecuentemente para las lumbalgias, contracturas musculares, tortícolis, etc.

Las Benzodiazepinas son los ansiolíticos e hipnóticos más recetados actualmente. Estos fármacos actúan sobre los receptores benzodiacepínicos, asociados con los receptores GABA (ácido gammaminobutírico).

Cuando la dosis es muy alta y mantenida durante largo tiempo, puede aparecer tolerancia, dependencia física y psíquica, así como síndrome de abstinencia cuando se suprimen repentinamente.

Entre las Benzodiazepinas más comunes citaremos : Diazepam, Oxazepam, Bromazepam, Lorazepam, Lormetazepam, etc.

La retirada de cualquier Benzodiazepina hay que realizarla de manera muy lenta y gradual, por ejemplo, una buena pauta es bajar cada dos semanas a 1/8 de la dosis que el enfermo esté tomando al día e incluso más lentamente, es mejor ir lentos que apresurarnos. De no hacerlo así puede aparecer confusión, psicosis tóxica, convulsiones o, inclusive, un síndrome similar al del delirium tremens. En algunos pacientes el que podamos quitar totalmente la medicación puede durar un año entero.

 

(Editado por la Dra. Moya Guirao)

fármacos

Read More